¿Qué es un Falso Autónomo?

El falso autónomo es un término muy popularizado en la sociedad, sobre todo desde que estalló la crisis económica. Son muy conocidos los casos relacionados con empresas conocidas que realizan esta práctica y que fueron identificadas por denuncias o inspecciones de trabajo.

Actualmente, la práctica del falso autónomo se ha establecido como algo normal, siento ésta totalmente ilegal. Unos aceptan por el temor a perder una oportunidad laboral, otros lo hacen porque, sencillamente, piensan que es legal.

Por lo tanto, un falso autónomo se trata de una persona que trabaja para una empresa tal y como lo haría un trabajador por cuenta ajena (bajo una relación de dependencia), pero, en vez de tener un contrato laboral, tiene que darse de alta en régimen de autónomo. Y esto quiere decir que, aunque jurídicamente, los papeles determinen que esta persona es un autónomo, trabajará lo mismo que si lo hiciera por cuenta ajena pero no disfrutará de ningún derecho asociado. Ni vacaciones, ni días de asuntos propios, ni seguridad social…
Y lo peor de todo es que el empresario podrá despedirte de forma fulminante, sin presentar justificación y por supuesto sin pagarte un finiquito. Por si fuera poco, te verás en la calle sin derecho a percibir una prestación por desempleo.

TRADE o Autónomo Dependiente

Esta figura de TRADE (Trabajadores Autónomos Económicamente Dependientes) es diferente a la del Falso Autónomo porque se refiere a un trabajador que trabaja prácticamente en exclusiva para una única empresa de la que depende económicamente al recibir hasta el 75% de sus ingresos de ella. No puede tener trabajadores ni externalizar su actividad, ni puede tener locales o establecimientos de cara al público.

Cómo denunciar una situación de Falso Autónomo

• Denuncia anónima en el buzón de lucha contra el fraude laboral.
• Denuncia ante la Inspección de Trabajo.
• Denuncia ante los Juzgados de lo Social.

Las denuncias y las inspecciones de trabajo son imprescindibles para identificar a estos falsos autónomos, tal y como demuestra el Plan estratégico previsto para 2018-2020, y poder cifrar la cantidad de personas que trabajan bajo esta modalidad en España y que bajo demandas interpuestas por trabajadores se dicten sentencias contra los falsos autónomos.